Vuelvo a ser corredor

No he elegido esta camiseta al azar. Es la que me puse ayer en mi regreso al running. Y es la que compré en la Feria del corredor horas antes de mi primera maratón. Ahora vuelvo a tener esas sensaciones: las del principiante. Ese cosquilleo, esa incertidumbre, esas ganas. Después de cuatro años sin parar de correr, me alegra recuperarlas.

He estado un par de meses parado por culpa de una fascitis plantar. Nunca había estado tanto tiempo sin ponerme las zapatillas, desde que empecé en esto del running. Cuando el doctor Beas me dio el diagnóstico, me pareció un mundo. Tanto tiempo sin hacer lo que más me gusta, lo que me da la vida. Afortunadamente, otro reto se cruzó en mi vida y he podido estar haciendo cosas estas últimas semanas.

Ahora, después de recuperarme de los durísimos días en el desierto, toca seguir otra vez ese ritual que tanto me gusta: ponerte la ropa de atletismo, atarte los cordones, estirar, poner la música a todo volumen… Tengo que reconocer que estaba nervioso. Tanto que hasta olvidé ponerme el cronómetro.

Una vez en marcha, me encontré muscularmente mejor de lo que pensaba. Aunque en ningún momento fui capaz de alcanzar los ritmos habituales para mí, disfruté otra vez del atletismo, de las sensaciones que te provoca… Otra vez vuelvo a ser corredor.

Written by

No Comments Yet.

Leave a Reply